lunes, 8 de abril de 2019

Lo que debes saber sobre el Alzheimer


A todos se nos olvida algo. Olvidamos donde dejamos nuestras llaves, algún evento, reenviar esa cadena del 2012, entre muchas otras cosas. Eso es algo completamente normal, nuestro cerebro las elimina, o más bien, esconde inconscientemente y no por ello representa un problema de salud. Sin embargo, cuando estos sucesos ocurren en mayor intensidad o son muy recurrentes es momento de estar atentos.

El Alzheimer es la enfermedad más conocida de demencia, asociada directamente con la pérdida de memoria. Conocer sobre ella nos ayudará a prevenirla, el cómo lidiar con ella y como tratar a las personas que la padecen.

¿Qué es el Alzheimer?


Es un tipo de demencia, que causa problemas con la memoria y el pensamiento y en general, con todas nuestras habilidades cognitivas, hasta el punto que este afecte nuestro comportamiento. Se presenta de manera sutil y va empeorando gradualmente hasta que interfiere con nuestro estilo de vida.

Es algo que solo afecta a personas mayores ¿no?


No necesariamente. Ciertamente los adultos mayores de 60 años son los más propensos a padecer este tipo de demencia pero no es exclusiva de la vejez. Esta también puede afectar a adultos jóvenes, se conoce como Alzheimer de inicio precoz.

¿Síntomas?


Que olvidemos ciertas cosas no necesariamente es evidencia de tener pérdida de memoria. Pero si sumado a estos lapsus mentales experimentamos confusión y nuestra capacidad de procesar información se ve reducida implica un signo claro que las células de nuestro cerebro están fallando.

El síntoma más temprano es la dificultad de retener información reciente. Cosas que recién aprendimos las podemos olvidar casi de inmediato y es porque las primeras etapas del Alzheimer comienzan en la parte del cerebro asociada con el aprendizaje.

¿Y en etapas avanzadas?


Cuando esta enfermedad se encuentra en etapas avanzadas los síntomas claramente empeoran. Las pérdidas de memoria serán muy recurrentes y sobre asuntos más importantes, ya no solo se trata de olvidar la ubicación de las llaves.

Habrá mucha desorientación con respecto a lugares, fechas y horas. Una persona con alzheimer fácilmente puede olvidar que día es, en qué lugar está y que debe hacer.

Pero sin duda alguna, la peor parte de esta enfermedad, no solo para los pacientes, sino para sus familiares, es cuando olvidan por completo quienes son las personas que que los rodean. Ya no reconocen a sus seres queridos, en etapas muy avanzadas olvidan que tienen hermanos o hijos y les es imposible reconocerlos.

Tratamiento y prevención


A pesar que esta enfermedad es una de las prioridades de estudio de la medicina a nivel mundial, no existe cura demostrable para ella, probablemente tampoco lo habrá debido a que las células cerebrales no se regeneran.

Hay diversos fármacos e incluso remedios naturales que ayudan a controlarla en cierto modo, alentando su avance y de ese modo alargar la calidad de vida de las personas.

El mejor plan de acción es la prevención. Esto se logra inicialmente con una buena (y saludable) alimentación, pues todo nuestro organismo, incluyendo el cerebro, funcionará en función de lo que ingerimos.

Es esencial mantener nuestra mente activa. Realizar ejercicios de memoria o apendizaje, leer, todo tipo de ejercicios mentales ayudaran a mantener nuestras funciones cognitivas. Prueba resolviendo un crucigrama.







domingo, 7 de abril de 2019

No necesitarás usar mapas después de leer esto

Imagen creada con el Cuadro Sinóptico de Paraque-es.com

Siempre hacemos uso de la sal. Esto le da cierto gusto a la comida, sin ella la sentiremos insípida. Sin embargo, abusar de ella conlleva altos riesgos para nuestra salud. Especialmente si sufrimos de hipertensión. Descubre lo que la sal le hace a tu organismo y replantea tu estilo de vida.

La sal en nuestro organismo


La sal no tiene porque ser mala, puede ser incluso nuestra amiga. Nuestro cuerpo necesita sodio para diversas funciones del sistema nervioso. El sodio, en conjunto con el potasio se encargan de mantener el balance de los fluidos del cuerpo. Sin embargo, el organismo necesita solo una porción mínima de ello, el exceso queda sobrando y se aloja de manera negativa.

Según los dietistas y expertos en nutrición, solo necesitamos una cucharada (no tan grande) de sal al día. En casos de personas que sufran de diabetes o hipertensión, lo recomendado es media cucharadita de sal.



Somos capaces de eliminar parte de la sal sobrante a través de la orina, sin embargo no toda. Nuestros riñones solo pueden filtrar un poco de sodio en la sangre a la vez.

Pero casi no le echo sal a la comida
Puede que cocines bajo en sal, o incluso que no le agregues nada de sal a la preparación, pero hay alimentos que ya poseen sal. Tal es el caso de los panes, quesos, jamones, enlatados, y especialmente comidas pre empacadas, como la comida congelada, por ejemplo.

Alternativas a la sal


1. Usa condimentos

En lugar de dar sabor a tus platillos usando sal de mesa, intenta reemplazarla con condimentos. Puedes usar hierbas, ajo, pimienta, cúrcuma, entre toda una variedad. Le agregan sabor a la comida y por ser naturales, representan una opción más saludable.

2. Aprovecha el aceite

Puedes agregar grasas naturales como el aceite de oliva o vinagre para dar el gusto deseado a determinados alimentos.

3. Busca otra fuente de carbohidratos


El pan, incluso el integral, es rico en sal. Se usa durante la preparación para que la masa expanda. En lugar de desayunar con pan o tortillas, opte por otra fuente de carbohidratos. La avena entera es una excelente opción.

4. Mezcla con vegetales

Cebolla, ajíes, pimientos, y más, son vegetales frescos que al mezclarlos a la hora de cocinar brindarán sabor a la comida. ¿Resultado? No necesitarás agregar sal.

Riesgos de abusar de la sal


La sal es un acelerador de la presión arterial. Si usted es hipertenso, debe dejar de usar sal ya mismo. Esto nos hará propensos a sufrir problemas cardíacos e infartos, pues la sal que no logremos procesar irá directo a las arterias y poco a poco serán obstruidas.

Además de aumentar la presión, también puede empeorar otras condiciones, como la diabetes u obesidad, inclusive puede ser la causa parcial de padecer algunas de estas enfermedades.

La revolución de la comida rápida nos acostumbró a comer sal en exceso. No sea cómplice y esconda su salero en un lugar donde no lo vuelva a encontrar jamás.

jueves, 31 de enero de 2019

Música Tras Un Ictus


En un artículo publicado en la revista Brain, miembros del Departamento de Psicología de la Universidad de Helsinki (Finlandia) y del Helsinki Brain Ressearch Centre, se propusieron estudiar los efectos de escuchar música en los pacientes que acaban de sufrir un ictus cerebral. El equipo investigador reclutó a 60 pacientes que habían sufrido un ictus (accidente vascular cerebral) a nivel de la arteria cerebral media, en uno de los hemisferios cerebrales. La mayoría de los pacientes tenía problemas de movilidad y problemas cognitivos (atención y memoria) como consecuencia del ictus.

Los 60 pacientes participaron en un ensayo clínico entre Marzo del 2004 y Mayo del 2006 en el que fueron asignados aleatoriamente, tan pronto como fue posible desde su ingreso en el hospital, a tres grupos:


  1. Escuchar música durante 2 horas al día.
  2. Escuchar audio-libros.
  3. Ni una cosa ni otra.


Los pacientes incluidos en el primer grupo eligieron la música (clásica, pop, jazz o country) que escucharon durante un par de horas al día. También eligieron los audio-libros. Todos los pacientes recibieron la recuperación estándar. Los resultados fueron los siguientes: los pacientes fueron seguidos hasta cumplirse los 6 meses del ictus.

El seguimiento fue completado por 54 de los 60 participantes desde el inicio. A los 3 meses de seguimiento, la memoria verbal mejoró respecto a la primera semana del ictus en el 60% de los que escuchaban música, en el 18% de los que escuchaban audio-libros y en el 29% de los que no escuchaban nada.

Qué música escuchar luego de un Ictus


La capacidad de mantener la atención para controlar y realizar operaciones mentales mejoró en 17% de los que escuchaban música, mientras que no se observó mejoría en los otros dos grupos. Estas diferencias persistían a los 6 meses del ictus. Los pacientes del grupo que escuchó música estaban menos deprimidos y de mejor humor que los otros dos grupos.

El hecho de que en el 60% de la música escuchada por los pacientes incluyera letras, sugiere que es el componente musical o la combinación de música y voz la que juega un papel fundamental en la mejoría de los pacientes.

Las conclusiones son las siguientes: escuchar música tan pronto como sea posible después de haber sufrido un ictus cerebral puede ser beneficioso para la recuperación del paciente.

Escuchar música, más que una alternativa a la forma habitual de terapia recuperadora tras un ictus, debe ser considerada como una adición beneficiosa a esa terapia. Estos hallazgos deben ser confirmados, según sus autores, en posteriores estudios.

miércoles, 30 de enero de 2019

Enfermedades crónicas de Niños


La revista Journal of American Medical Association dedica varios artículos y un editorial de su número del 28 de junio de 2007 a analizar las consecuencias, a nivel individual y colectivo, del creciente incremento en las 4 últimas décadas de la prevalencia de las enfermedades crónicas en los niños de los Estados Unidos (una reciente encuesta ha identificado enfermedades crónicas entre el 15% y el 18% de los niños estadounidenses).

Los niños padecen con frecuencia el servicio a domicilio de Farmacias del Ahorro, de corta duración, como otitis, bronquitis, gastroenteritis con diarrea y vómitos o bien problemas agudos relacionados con traumatismos. Sin embargo, algunos niños desarrollan enfermedades crónicas, definidas como aquellas que duran más o menos 1 año, y hasta toda la vida, como consecuencia de factores genéticos, ambientales o por una combinación de ambos.

Las enfermedades crónicas más frecuentes en los niños son las siguientes:


  • Asma: El número de niños que padecen asma aumenta cada año. La prevalencia actual del asma se estima en casi el 9% de los niños y adolescentes de los EEUU. Los avances en el tratamiento del asma infantil han reducido la hospitalización, la necesidad de acudir a los servicios de urgencia y la muerte a causa una crisis asmática.
  • Fibrosis quística: Una enfermedad hereditaria que afecta básicamente al pulmón y para la cual no existe curación definitiva, aunque sí tratamientos paliativos eficaces.
  • Diabetes: Padecer diabetes implica un fuerte incremento en el riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular, ictus y complicaciones directamente relacionadas con la diabetes a edades tempranas.
  • Obesidad y sobrepeso: La obesidad y el sobrepeso infantil se han convertido en un grave problema para la salud pública, ya que afecta al menos al 18% de los niños y adolescentes. La mayoría de los niños obesos mantienen su obesidad en la vida adulta con sus complicaciones asociadas: diabetes, enfermedad cardiovascular, hipertensión arterial, colesterol "malo" en sangre elevado, ictus, algunos cánceres y trastornos de la respiración ligados al sueño.
  • Malnutrición: Una deficiente nutrición en la infancia condiciona anemia (déficit de glóbulos rojos), fracaso del sistema defensivo inmunitario (con la consiguiente susceptibilidad a las infecciones), y retraso en el desarrollo intelectual.
  • Trastornos en el desarrollo mental y social: Aquí se incluyen el síndrome de la hiperactividad asociado al déficit de atención, que afecta aproximadamente al 6% de los niños en edad escolar, y el autismo.
  • Parálisis cerebral: La prevalencia de la parálisis cerebral aumentó desde 1974 a 1994, alcanzando un pico de 131 casos por 1000 nacimientos vivos entre 1992-1994 y bajando a 19 casos por 1000 nacimientos vivos entre el 2001-2003.
  • Consecuencias del bajo peso al nacer y del nacimiento prematuro: Tales como la enfermedad pulmonar crónica y la afección de la retina (retinopatía del prematuro).

Las 12 experiencias sexuales que hay que tener antes de morir


Uno de mis blogs favoritos se llama The Frisky (“La Jugetona”). Aparte de mantenernos actualizadas sobre la farándula hollywoodense, que es mi placer culpable de vez en cuando, también da consejos de sexo, sobre cómo sobrevivir el mundo del “dating” y la vida en pareja, con una perspectiva bien actualizada, llena de ironía, sarcasmo y humor.

Hace poco encontré una nota que creo que merece una versión en español. Aquí va, con una traducción resumida e informal mía, no literal, con el afán de mantener el espíritu de la nota.

  1. Sexo Hot con un extranjero (por algo terminé viviendo en Chile): Apenas puedes pronunciar su nombre, pero encuentras que habla bonito. Da lo mismo si es que viajaste tú o viajó él, si se da la oportunidad, tómalo. Puede que sea tu única oportunidad de ver un caminito del amor rubio, o una circuncisión.
  2. El P grande: Para enfrentar el mito y no quedar con la duda sobre si es que el tamaño importa o no, para saber cuánto es muy grande, o muy pequeño. Para recordar cómo era ser virgen, y alardear frente a las amigas.
  3. Sexo malo: Ese sexo que te hace querer ducharte cuando termina. Te va a ayudar a apreciar el buen sexo, y hasta el mediocre.
  4. Sexo enojado: Ya sea que te enojaste por algo, o porque te enojaste con alguien en el trabajo y te quieres desquitar con él, la rabia es un buen afrodisiaco. Todos ganan.
  5. Sexo con estrella de rock/DJ/artista/surfista/deportista/fotógrafo: Ser la musa de alguien, sentirte sexy e inspiradora. Al rato, eso sí, te vas a sentir barata. Pero será una buena historia.
  6. Por Detroit: Es importante saber si lo anal es para ti. Trata de conversar con alguna amiga con experencia o informarte para que no sea traumático la primera vez. Después de un periodo prudente de prueba y entrenamiento, hazlo.
  7. 2 chicas son mejores que 1: No necesariamente sexo, pero al menos un Katy Perry y darle un beso a otra niña. No cuenta si es que lo haces para atraer a un mino, mejor lo haces en privado. Hay algo en tu sexualidad, un nivel de comprensión que sólo se deduce de la experiencia con otra mujer, sin importar qué tan heterosexual eres.
  8. A lo Lolita: Ya sea con un hombre mayor o menor, 40 ó 20, es bueno tener la comparación. Probar de todas las edades, te va a ayudar a entender mejor a los hombres en general.
  9. D por Dominatrix: Mujer arriba. Dominar la experiencia sexual, estar en control, haciendo y obteniendo lo que quieres. Si involucra látex, puntos extras para ti.
  10. Volar solita: Hazlo tú misma, hermana. Empodérate, porque así aprenderás lo que te gusta y cómo lograrlo. Actualízate con la tecnología vibradora, o como sea, pero aprende para poder enseñarle a tu pareja cómo te gusta.
  11. No se le paró: A veces es porque tomó mucho, o porque está desconcentrado. Por cualquier razón, a veces no resulta, y tienes que aceptarlo. Es bueno que lo experimentes para que enfrentes inseguridades y sepas cómo reaccionar para que él no se sienta mal. Y aprovecha de celebrar que las mujeres no tenemos ese tipo de presión.
  12. El Indicado: Pensabas que lo era, pero no. Te rompió el corazón y crees que nunca vas a tener sexo así de bueno. No te preocupes, cuando encuentres una nueva pareja, vas a saber que la experiencia te hizo más fuerte.

Algunas son bien osadas y tener como meta cumplir las 12 es poco realista y, en algunos casos, poco recomendable, pero creo que cada una puede sacar un par de ellos para armar su propia lista.

martes, 29 de enero de 2019

Las Grasas Trans


Dentro de los tres principios inmediatos compuestos orgánicos (hidratos de carbono, proteínas y grasas), las grasas, además de ser la mayor fuente de energía de la dieta, contribuyen a la absorción de las vitaminas A, D, E y K (conocidas por esta razón como liposolubles) y de los carotenoides.

Los alimentos de origen animal y vegetal contienen grasa, un nutriente importante para el crecimiento, desarrollo y mantenimiento de una buena salud. Sin embargo, se recomienda que sólo una tercera parte o menos de las calorías de una dieta saludable dependa del aporte de grasas, por sus consecuencias no deseables como la ateroesclerosis y la enfermedad coronaria.

Las grasas trans (también conocidas como ácidos grasos trans) son un tipo específico de grasa ó ácidos grasos que se forma cuando las grasas líquidas (los aceites) son transformadas en grasas sólidas, como la margarina. Durante este proceso químico, conocido como hidrogenación, se añade hidrógeno a un aceite vegetal con el objetivo de retrasar la fecha de caducidad del producto alimenticio y estabilizar sus sabores. La grasa trans suele encontrarse en la bollería industrial, en los alimentos fritos con “shortenings” (una mezcla homogénea de una o varias grasas animales comestibles, rica en ácidos grasos saturados y colesterol) como las patatas, las galletas saladas, caramelos y otras chucherías.

También se encuentra, de manera natural, en otros alimentos como la leche, los productos lácteos y la carne. Desde el punto de vista de Farmacia San Pablo lo más importante es conocer que las grasas trans se comportan en el organismo humano de manera similar a los ácidos grasos saturados (un ácido graso saturado tiene el máximo número posible de átomos de hidrógeno fijados a cada átomo de carbono), es decir, elevando el nivel del colesterol LDL conocido como “malo”, el mismo que incrementa el riesgo de padecer la enfermedad coronaria, y también disminuyendo el nivel del colesterol HDL o “bueno”.

En consecuencia, las grasas trans (al igual que las grasas saturadas) deben ser también sustituidas en la dieta por grasas mono-insaturadas (como el aceite de oliva) y grasas poli-insaturadas (como los aceites de soja, maíz y girasol y alimentos como las nueces y otros frutos secos), que son grasas que han “perdido” algunos átomos de hidrógeno.

Esta sustitución es especialmente importante en los niños y adolescentes, ya que pueden propiciar un incremento del riesgo de obesidad infantil y juvenil y, a más largo plazo, del riesgo de desarrollar, en la vida adulta, la enfermedad coronaria.

jueves, 24 de enero de 2019

Ácidos grasos omega-3 contra el infarto



El Nacional Institute for Health and Clinical Excelence (Instituto Nacional para la Salud y la Excelencia Clínica), conocido con las siglas NICE, recomienda por primera vez que para prevenir la repetición de un infarto de miocardio (prevención secundaria) son necesarios cambios en el estilo de vida y, de modo especial, una dieta mediterránea suplementada, cuando sea necesario, con ácidos grados omega-3.

Estas recomendaciones están contenidas en la "Guía Clínica para la prevención secundaria del infarto de miocardio" (Guía Clínica 48, Mayo 2007) que sustituye a la Guía Clínica A, editada en el mes de Abril del 2001.

Estos son los cambios recomendados en el estilo de vida para los pacientes que han sufrido un infarto de miocardio:

  1. No deben incluir en su dieta suplementos que contengan beta-carotenos, ni tomar suplementos con anti-oxidantes (vitamina E y/o vitamina C), o ácido fólico, para reducir el riesgo cardiovascular.
  2. Deben consumir al menos 7 gramos de ácidos grasos omega-3 por semana, procedentes de dos a cuatro porciones de pescado graso.
  3. En los pacientes que han sufrido un infarto de miocardio no hace más de tres meses, y que no han conseguido una dieta con pescado graso que les proporcione 7 gramos de ácidos grasos omega-3/semana, se les administrará 1 gramo diario de Omacor® (1 cápsula contiene 1 gramo de ácidos grasos omega-3) o producto similar con licencia, durante 4 años.
  4. El inicio de la administración de suplementos con ácidos grasos omega-3 no se recomienda de forma rutinaria en los pacientes que sufrieron un infarto de miocardio hace más de tres meses.
  5. A los pacientes que han sufrido un infarto de miocardio se les debe recomendar una DIETA MEDITERRÁNEA (más frutas, vegetales y pescados; menos carne; sustituir la mantequilla y el queso con productos similares de origen vegetal).
  6. El consumo de alcohol debe limitarse dentro de niveles de seguridad (no más de 21 unidades de alcohol por semana para los hombres o 14 unidades para las mujeres).
  7. Los pacientes deben permanecer físicamente activos al menos durante 20-30 minutos al día, hasta el punto de una ligera disnea (caminar con paso vivo).
  8. Los pacientes deben dejar de fumar si lo hacían previamente.
  9. A los pacientes que antes del infarto de miocardio tenían sobrepeso o ya eran obesos se les debe ofrecer consejo y medios para alcanzar un peso saludable.

miércoles, 23 de enero de 2019

Cirugía de la obesidad y Síndrome de Wernicke



En un artículo publicado en la revista Neurology del mes de Marzo de 2007, miembros del Departamento de Medicina Interna de la Wake Forest University, en Winston-Salen, Carolina del Norte, EEUU., se proponen caracterizar los hechos clínicos, los factores de riesgo, hallazgos radiológicos y pronóstico del sindrome de Wernicke que se presenta en el periodo post-operatorio de algunos pacientes operados para reducir su peso corporal (cirugía de la obesidad).

El síndrome de Wernicke es una alteración del encéfalo (encefalopatía de Wernicke) definida por la presentación de 3 hechos clínicos característicos:

  • Estado de confusión mental.
  • Ataxia (incoordinación de movimientos).
  • Nistagmus (contracciones espasmódicas de los músculos del globo ocular que producen movimientos involuntarios en varios sentidos).


A la conjunción de estos 3 hechos clínicos se le conoce como triada de Wernicke. El estado de confusión suele acompañarse de pérdida de memoria. Cuando este síndrome se presenta en los ancianos se corresponde genéricamente con una demencia senil.

Para realizar este estudio los autores han llevado a cabo una búsqueda sistemática en las principales bases de datos disponibles de las publicaciones en las que se relaciona la encefalopatía de Wernicke con la cirugía de la obesidad.

Los resultados de esta búsqueda han sido los siguientes: Se encontraron 32 casos (27 de ellos en mujeres) del síndrome de Wernicke cuya presentación clínica ocurrió entre 2 semanas y 18 meses después de la operación quirúrgica. (fuente)

La mayoría de los pacientes que presentaron vómitos persistentes (n=25) en el periodo postoperatorio desarrollaron la triada del síndrome de Wernicke (n=21).Otros complicaciones neurológicas fueron:- afectación del nervio óptico, - edema de la papila óptica, - sordera,- crisis epilépticas, - debilidad motora y - neuropatías periféricas.

Estudio de resonancia nuclear


En el estudio con resonancia nuclear magnética se demostraron, sólo en algunos pacientes, señales de intensidad excesiva en el núcleo dorsal y medial del tálamo óptico.

La conclusión de los autores es que la encefalopatía de Wernicke ocurre, por lo general, entre 4 y 12 semanas después de la operación, de modo especial en mujeres jóvenes que vomitan persistentemente en el periodo postoperatorio.

El diagnóstico se establece sobre la base de los hechos clínicos, ya que en la mayoría de los pacientes los datos proporcionados por la resonancia nuclear magnética son normales. La mayoría de los pacientes fue tratada con vitamina B1 por vía parenteral, y se recuperaron totalmente. Sin embargo, en algunos quedaron algunos defectos neurológicos residuales como pérdida retrógrada de la memoria, problemas con la memoria, ataxia persistente, nistagmus y neuropatía periférica.