miércoles, 17 de octubre de 2018

Recuperando nuestra silueta


Para poder disfrutar de una figura ideal, debemos realizar cambios de vida, alimentación e internos, para garantizar mantenerlos en el tiempo. Este artículo facilita una serie de sugerencias a la hora de planificar estrategias para obtener una hermosa figura. En esta era alta tecnología y mejoras en la comunicación, es importante ocuparnos más de nosotros, ya que sin salud no podemos disfrutar de todas estas maravillas.

Si mejoramos nuestra silueta, la autoestima mejora, nos sentiremos admirados, queridos y mejorara el concepto que tengamos de nosotros mismos, reforzamos la fuerza de voluntad y podremos lograr muchas otras cosas al saber la dosis correcta de metformina.

Comenzar es el paso más importante


Decidirnos, estar mentalmente dispuestos a mejorar los hábitos alimenticios y por ende la figura. Podremos ponernos ese vestido que tanto nos gusta, podremos coquetear con los zapatos adecuados, las texturas, nos pondremos esa talla menos que tanto ansiamos.

No olvidar, mantenernos en movimiento para que cuando rebajemos no quedemos con todo colgando. En cuanto a alimentación saber escoger los alimentos indicados, suficientes, para recibir los nutrientes indispensables para una correcta alimentación, de acuerdo a nuestras actividades, de acuerdo al peso, a la edad, etc... es imprescindible.

Antes de comenzar una actividad física, o una dieta es importante realizar previo una evaluación médica general, que incluya Laboratorio, un Electrocardiograma, una Prueba de Esfuerzo que mide la capacidad real física al ejercicio y la respuesta cardiovascular a él, y de este modo en conjunto con el Nutricionista poder fijar un plan supervisado para mejorar nuestra calidad de vida.

A continuación van una sugerencias generales a la hora de escoger los alimentos y de qué manera los podemos consumir esperando que sea de utilidad el usar una dieta para diabéticos.

¿Cómo debemos consumir los alimentos?



  • Leche: Descremada.
  • Quesos: Frescos no salados ni añejados. (Preferiblemente Ricota- Requesón).
  • Huevo: Tibio, salcochado, duro o revuelto. No Frito.
  • Carnes: Magras (sin grasa y piel). Asada, a la plancha, a la parrilla. Horneadas, sin agregados de aceite ó mantequilla. No Frita. Evite carne roja, cochino, chivo. Evite embutidos (jamón grasoso, jamonada, salchichón, mortadela, boloña, diablito, morcilla, chinchurria, hígado, víscera).
  • Pollo: Sin piel. Asado o a la plancha, horneado o a la parrilla. No Frito.
  • Pescado: Fresco, caldos ó extractos de carne (cubitos).
  • Vegetales: Consumir en cantidades suficientes. Preferiblemente crudo, condimentados con vinagre, jugo de limón, una cucharada de aceite de maíz, girasol u oliva ó mayonesa ligera.
  • Legumbres como: Espárragos, apio, col, pepino, endibia, lechuga, escarola, lechuga, perejil, espinaca, berro, calabacines, brócoli.
  • Frutas: Melón, piña, mora, naranja, guayaba toronja, lechosa. Consumirlas naturales y crudas (No en dulce, postres, y /ó en almíbar). Comer la fruta entera ó en pequeños trozos. Evitar frutas secas ó disecadas.
  • Verduras Tubérculos: Usarlas en cantidad moderada (plátano, papa, yuca, apio, ñame, ocumo, batata) salcochados, hervidos, asados, al vapor, sin aceites ni mantequilla).
  • Cereales: Usarlos moderadamente (½ taza). Pan integral tostado (2 rebanadas ó 2 unidades).1 - 2 arepas medianas y delgadas preferiblemente de maíz molido más afrecho. 1 taza de pasta integral .
  • Granos: Una vez a la semana (1 taza). Sopas y caldos deben ser desgrasados.
  • Condimentos: Perejil, ajo, comino, pimienta, pimentón, ají, orégano, mostaza, curry, vainilla, canela, esencias, cilantro, laurel, albahaca.
  • Modere: El consumo de café, salsa de tomate, soya, inglesa, picante, mostaza, encurtidos, quesos para untar ó cremas (Queso crema).
  • Evitar: Azúcar refinada, papelón ó miel para endulzar las bebidas, malta, helados, refrescos, enlatados, embotellados ó pasteurizados, dulces, postres, tortas, pastitas, chocolates, pastelitos, empanadas, nueces, almendras, maní.
  • Recomendable: Ingerir 8 vasos de agua (2 litros) al día. Caminar lentamente 1 hora, 4 a 5 veces a la semana, comenzando por 5 minutos diarios e ir incrementando moderadamente hasta cumplir la hora.

lunes, 15 de octubre de 2018

Desvincular el acto de comer a las emociones


La forma en la que comemos, tanto en cantidad como en calidad, está directamente asociada alo que vivimos en nuestra infancia. Aquello que aprendemos en los primeros años de vida queda profundamente arraigado en nuestros hábitos. Algunas de las ideas que tenemos en torno a los alimentos fueron útiles durante la infancia, pero puede que ya no lo sean en la edad adulta.

Por ejemplo, si durante tu niñez tus padres te obligaban a comer hasta que el plato quedara limpio o te hablaban de los niños hambrientos en países pobres para hacerte comer, o quizás hablaban de sus propias privaciones durante su infancia entre tantas otras frases utilizadas para manipularte y obligarte a comer una cantidad ‘adecuada’ de alimentos entonces muy probablemente en este momento tienes problemas para tener una dieta saludable y tal vez tienes problemas de sobrepeso.

El temor que experimentabas como niño al escuchar comentarios de desaprobación cuando te negabas a comer toda tu comida probablemente esté haciendo mella en tu relación con la comida.

Tal vez te sientas un poco culpable si desperdicias comida o si no te lo comes todo. Así mismo, hay quienes comen cuando algo sale bien o cuando necesitan sentirse mejor.

Como puedes observar, muchas de las conductas aprendidas en la niñez te llevan a vincular los hábitos de alimentación con las emociones. Comes cuando estás triste, feliz, vacío y también comes todo lo que hay en el plato, sin prestar atención a si estás satisfecho o no o al hecho de que las porciones en la mayoría de los restaurantes son inmensas. Entonces, si deseas adquirir el hábito de una alimentación saludable, entonces debes comenzar a superar de forma consciente estos patrones que perjudican tú relación con los alimentos.

Desvincular el acto de comer a las emociones no quiere decir que reprimas tus sentimientos, sino que hagas el esfuerzo consciente de no comer siguiendo estas viejas creencias que, si bien es cierto fueron útiles en el pasado para que comieras la cantidad adecuada de alimentos que te permitieran crecer y desarrollarte apropiadamente, actualmente son innecesarias.

Necesitarás un poco de creatividad para romper patrones que relacionan los sentimientos con el acto de comer. Debes buscar una respuesta adecuada a tu estado de ánimo y personalidad que sustituya la comida ante esas circunstancias; así mismo, debes aprender a identificar la sensación de hambre y la de saciedad cuando comas y sobre todo, respetarlas. Identificar las emociones que te llevan a comer compulsivamente es un paso imprescindible para tener una dieta saludable.

sábado, 13 de octubre de 2018

Alimentación en la fibromialgia


Una buena alimentación y ejercicio en adultos mayores en la fibromialgia es una de las claves para reducir o paliar los síntomas de esta enfermedad de origen diverso. La medicina tradicional tiene un punto de vista reduccionista sobre los conceptos de salud y enfermedad, y considera que la inflamación y el dolor son unos procesos que se deben eliminar.

Por eso ha invertido tiempo y dinero en fabricar medicamentos para combatirlos, aunque a costa de inhibir algunos de los mecanismos de respuesta naturales del organismo, lo que puede ser perjudicial para la salud. El hecho de que el paciente vea calmado su dolor durante unas horas por haberse tomado medicamentos anti-inflamatorios no supone un triunfo a largo plazo, ya que si no se tienen en cuenta los factores que han originado la inflamación, la dolencia puede convertirse en un padecimiento crónico, en lugar de fomentar la propia curación.

La inflamación y el dolor crónicos pueden ser debidos a una mala circulación, a saber el costo de un seguro de gastos médicos mayores, oxigenación y nutrición de los tejidos, o a una eliminación inadecuada de sustancias de desecho desde la célula al espacio extra-celular, y de éste al sistema vascular hasta el aparato urinario. Si tratamos la inflamación y el dolor con terapias naturales, ayudaremos el organismo a curarse por sí mismo. En este proceso, la alimentación juega un papel muy importante, sobre todo en la prevención.

La alimentación moderna es la causa principal de muchas de las inflamaciones crónicas que padece la población: En general, el consumo de calorías es demasiado alto, sobrepasando las recomendadas.

Hay una ingesta excesiva de productos de origen animal y de los seguros de vida, ricos en grasas y proteínas. Los hidratos de carbono son ingeridos de manera insuficiente, y en formas demasiado refinadas. La fibra es ingerida en cantidades muy inferiores a lo que sería aconsejable.

En algunos grupos poblacionales hay carencias en la ingesta de vitaminas A, C y del grupo B, y de minerales como calcio y zinc. Es muy habitual entre mujeres en edad fértil tener niveles bajos de hierro. El consumo de alcohol, a nivel general, es demasiado elevado.

Hay tendencia a consumir un exceso de sal. Una adecuada alimentación en la fibromialgia repercute en la mejora a medio y largo plazo de los procesos inflamatorios crónicos: Evitar la leche de origen animal y sus derivados (excepto yogures).Consumir los cereales y derivados en sus formas integrales.

Eliminar los azúcares y dulces, y el exceso de sal. Dar preferencia a las carnes magras. Comer legumbres, frutos secos y pescado azul al menos dos veces a la semana. No freír ni cocinar por encima de 80ºC la carne, el pescado y el marisco. Seguir una alimentación rica en alimentos vegetales crudos.

Utilizar aceites vírgenes de primera presión en frío. Consumir siempre que sea posible alimentos de origen local y ecológico. Evitar los alimentos procesados, envasados y enlatados. Beber suficiente agua como para que la orina sea clara. Evitar el consumo de café, alcohol y tabaco.

domingo, 23 de septiembre de 2018

Saliendo de la rutina de pareja


Para aquellos que por desgracia no tiene la oportunidad de irse de vacaciones o al menos de pasarse por la piscina, hay otros sitios donde podéis hacer el amor y salir de la rutina.

Especialmente si vives en ciudad y miras a tu alrededor, podrás descubrir gran cantidad de sitios que normalmente ves y que nunca los habías imaginado como niditos de amor. Si no me crees, ahora te enseñaré algunos ejemplos.

El parque, amor entre la naturaleza

Seguro que cerca de donde vivís hay una gran cantidad de parques y seguro que en alguno de ellos hay algunos lugares algo más ocultos a la vista de todo el mundo.

Puedes hacerlo por la noche y aprovechar la oscuridad y la menor cantidad de gente o puedes hacerlo por el día, pero tienes mucho riesgo de ser descubierto.

Procura ponerte una falda para disimular y elige el césped o los bancos según tu preferencia. Si decides tomar la segunda opción, tendrás la ventaja de que puedes simular que estás simplemente sentada encima de él.

Cabinas fotográficas, inmortaliza el momento

Las cabinas fotográficas han sido desde siempre poco exploradas por las parejas y suponen una fuente de placer que podrás encontrar en cada rincón de la ciudad.
La silla les permitirá apoyarse y realizar diferentes posturas (de pie, sentados, apoyada tú con una pierna y hacer una variante del perrito…) y la cortina os dará cierta intimidad.
Y si os da morbo podéis hasta inmortalizar dicho momento. Pero ¡cuidado!, ya que la gente que pasa puede ver vuestros pies.

Armario ropero, cuando la fiesta se hace aburrida

Si estáis en una fiesta aburrida o simplemente tenéis un calentón, éste es su momento. Busca un guardarropa (si tenéis la suerte de que dicha casa tiene uno) y dentro sin que nadie los vea y… ¡a disfrutar!

El cine, sexo de película

Tanto si es invierno como si es verano, el cine es un buen lugar para mantener una relación sexual con tu pareja, por el poco riesgo que hay de ser descubiertos.
Intenta elegir siempre películas en las que no vaya mucha gente y que por supuesto no tengáis ganas de ver, ya que no tendréis mucho tiempo de verla.

sábado, 22 de septiembre de 2018

Salud capilar: silicona, sulfatos, parabenos


Para gozar de una buena salud capilar; debes tener en cuenta estos tres ingredientes son los principales componentes del champú que seguramente usas; descubre por que debes evitar su uso excesivo.

Seguramente estas acostumbrada a usar el mismo tipo de champú, bien sea por su olor, precio, por cómo te deja el cabello suave y limpio o por su popularidad, pero haces caso omiso a la etiqueta del producto para saber de que está compuesto.

La mayoría de los champús en la actualidad, incluyen en sus mezclas ingredientes como sulfato, silicona y parabeno; hay estudios que afirman que perjudican la salud capilar, pero también hay quienes defienden sus beneficios.

Siliconas


Son productos sintéticos que al cubrir el cabello, crean un velo invisible que proporciona una textura mucho mas sedosa y hace que luzca más suave y brillante, en busca de dominar hasta las melenas mas rebeldes.

A pesar de todos estos beneficios, los champús con silicona si son usados a largo plazo y constantemente tienden a obstruir los poros de la fibra capilar, lo que impide que respire y retrase el efecto de los demás productos que se aplican.

De esta manera, las hebras terminan por debilitarse, caerse y perder todo el brillo.

Sulfatos


Se encargan de limpiar y generar espuma. Cuando entran en contacto con el cabello, eliminan toda la suciedad que en él se encuentran.

Los champús que contienen sulfatos no afectan directamente a la salud pero, al estar compuestos por un detergente muy fuerte, hacen que desaparezcan los aceites naturales que necesita el cabello para mantenerse, y esto hace que el cuero cabelludo este propenso a sufrir irritaciones.

Es recomendable que las personas alérgicas no hagan uso excesivo de estos ingredientes. De igual forma, las mujeres que recurren al tinte deben evitarlos porque debilitan los pigmentos y producen que la coloración dure menos tiempo.

Parabenos


Incluidos en la composición del champú, por cumplir su función como conservante, los parabenos son sustancias químicas que impiden la multiplicación de las bacterias, por lo tanto los productos se mantienen en buenas condiciones y la salud capilar es resguardada.

Se suele huir de ellos porque se tiene la percepción de que los conservantes son dañinos; sin embargo, existen frutas que generan parabenos para proteger su piel externa, y ellos son incorporados a la fabricación del champú.

Hay que tomar en cuenta que no todos los conservantes son perjudiciales.

Otros componentes a evitar



  • Cloruro de sodio: Se emplea para espesar los productos y trae como consecuencia una cabellera seca, además de causar picazón.
  • Fragancias sintéticas: Una mezcla compleja de docenas de productos químicos se utiliza para lograr aromatizar, pero la mayoría suelen causar irritaciones.


Es importante que recurras a productos para el cabello que estén hechos a base de ingredientes naturales y los agregues a tu estante como una forma de desintoxicar tu cabello o de manera definitiva, ya que estos te ayudaran a eliminar los componentes dañinos.

viernes, 21 de septiembre de 2018

Tres edades, tres maneras de vivir la sexualidad



La sexualidad es muy compleja y a lo largo de la vida se transita por diferentes etapas que harán cambiar nuestro desarrollo sexual. Están especificadas un total de siete etapas sexuales en la vida:

Etapas sexuales

1. La sexualidad en la primera infancia

Durante esta edad que transcurre desde el nacimiento hasta los 7 años, la sexualidad no está focalizada en los órganos sexuales sino en otras áreas del cuerpo, que no buscan únicamente el placer sino la protección.
A esta edad las zonas como la boca, los labios, la mucosa anal y la uretra realizan la función de los órganos más erógenos.
Al llegar a los siete años se empieza a despertar en el niño/a el interés sexual en los órganos genitales, a través de su exploración y exhibición.

2. La sexualidad en la segunda infancia

Ésta transcurre en la etapa que va desde los 7 hasta los 12 años. En esta etapa denominada de socialización, los pequeños intentan abrirse al grupo.
Es uno de los momentos más importantes ya que tienen que empezar a tener una buena educación sexual.

3. La sexualidad en la pubertad

De los 12 a los 15 años, la pubertad llega a los niños y los cambios en el cuerpo humano empiezan a ser evidentes.
En las chicas aparece la primera menstruación, mientras que en los chicos empiezan a tener las primeras eyaculaciones. En esta etapa se empiezan a realizar las primeras masturbaciones.

4. La sexualidad en la adolescencia

Aunque muchos confunden la adolescencia con la pubertad, la adolescencia aparece desde el final de la pubertad, hacía los 15 años y puede llegar hasta 22/23 años.
La búsqueda de las primeras relaciones sexuales: se ha pasado de una fase de pubertad en el que lo que importaba era explorar y buscar los placeres en uno mismo, a buscar el placer en otras personas, además de amar y ser amado.

5. La sexualidad en la primera edad adulta

Ya estamos en la madurez sexual y en pleno auge sexual. En esta etapa que va desde los 23 años hasta la cuarentena de edad es cuando más relaciones sexuales se desarrollan, en la mayoría de los casos.
Los órganos sexuales tanto del hombre como de la mujer están en plena madurez y es cuando se ejecuta el mejor sexo.

6. La sexualidad en la segunda edad adulta

Esta etapa, de los 40 a los 60/65 años, el interés por el sexo va perdiendo fuerza poco a poco. La mujer deja de tener menstruación y el órgano sexual del varón va perdiendo rigor. Se busca el placer sexual de otras maneras.

7. La sexualidad en la tercera edad adulta

De 65 años en adelante, la sexualidad es casi nula.
La conclusión es que la importancia de la sexualidad radica entre la franja de la pubertad y la adolescencia. Tener una buena educación sexual en esta etapa es fundamental para desarrollar las demás de forma óptima 




jueves, 20 de septiembre de 2018

Bajar peso con Agua de Avena



Estoy gordo/a, no me veo bien, la ropa no me queda, mi cuerpo no es saludable, ¿Cómo bajar peso rápido? Son las típicas frases que nos repetimos a nosotros mismos cuando nos damos cuenta que nuestro peso es superior al que debe ser, razón por la cual muchas personas suelen mortificarse, y como consecuencia perder el autoestima, pero aquí no estamos para criticarte, en el día de hoy te presentamos una solución fácil para que logres bajar peso en pocos días.

Y lo más sorpréndete es que, no afectara necesariamente tu forma de vida y alimentación actual, sola recuerda que está de tu parte tener la fuerza de voluntad y la constancia para poder lograr tu objetivo: bajar esos kilos de más.

¡El agua de avena!

Uno de los alimentos más sanos y nutritivos que recomiendan muchos de los expertos del mundo, es sencillo, la avena es uno de los alimentos más completos que encontramos en la naturaleza, para empezar, combate los valores del colesterol no deseado, limpiando de esta manera las arterias, aumenta el metabolismo, lo que ayuda a tu cuerpo a eliminar la grasa mala, de hecho, con el agua de avena podrás eliminar de forma natural la grasa en esos lugares difíciles como el área abdominal, creemos que con estos increíbles beneficios ya deberías estar convencido/a de que vale la pena probar esta opción, pero la verdad es que todavía hay más.

Este maravilloso cereal tiene pequeños porciones de nutrientes combinados con aminoácidos que preparan a tus músculos para la actividad física y el ejercicio, el agua de avena, aumenta la vitalidad, es buena para el corazón, provee energía suficiente para empezar tu día, es anticancerígena y ayuda a muchos órganos internos como el hígado, el estómago y los riñones, y en consecuencia, a disminuir de peso de una manera segura.

Aquí y ahora te enseñaremos a preparar agua de avena para que veas como cambia tu vida con el consumo diario de este excelente alimento, que tanto bien le ha hecho a personas alrededor del mundo.

Ingredientes del agua de avena:



  • 1 taza de avena entera.
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 6-8 tazas de agua purificada.
  • 1 cucharadita de miel.
  • 1 cucharada de extracto de vainilla.


Como preparar agua de avena


La verdad es muy fácil, para empezar tienes que dejar remojando en agua la avena durante 7 horas mínimo, luego la cuelas para, de esta forma eliminar impurezas. Una vez hecho esto, se mezcla con el resto de los ingredientes, hacerlo preferiblemente en la licuadora para lograr una mayor homogenización, luego, verter éste preparado en un frasco de vidrio o recipiente y guardar en la nevera.

Ya te hemos dicho como vas a prepararlo, ahora te indicamos como debes consumirla, te recomendamos que la ingieras en la mañana con el estómago vacío, es importante que esto sea lo primero que tu cuerpo reciba, ya que los resultados serán óptimos, hará efecto más rápido y veras como tu organismo lo agradece, si lo deseas puedes consumirlo cuando quieras, cabe resaltar que la ingesta más importante es la que se hace en la mañana, recuerda que la clave del éxito está en la constancia.