domingo, 7 de abril de 2019

No necesitarás usar mapas después de leer esto

Imagen creada con el Cuadro Sinóptico de Paraque-es.com

Siempre hacemos uso de la sal. Esto le da cierto gusto a la comida, sin ella la sentiremos insípida. Sin embargo, abusar de ella conlleva altos riesgos para nuestra salud. Especialmente si sufrimos de hipertensión. Descubre lo que la sal le hace a tu organismo y replantea tu estilo de vida.

La sal en nuestro organismo


La sal no tiene porque ser mala, puede ser incluso nuestra amiga. Nuestro cuerpo necesita sodio para diversas funciones del sistema nervioso. El sodio, en conjunto con el potasio se encargan de mantener el balance de los fluidos del cuerpo. Sin embargo, el organismo necesita solo una porción mínima de ello, el exceso queda sobrando y se aloja de manera negativa.

Según los dietistas y expertos en nutrición, solo necesitamos una cucharada (no tan grande) de sal al día. En casos de personas que sufran de diabetes o hipertensión, lo recomendado es media cucharadita de sal.



Somos capaces de eliminar parte de la sal sobrante a través de la orina, sin embargo no toda. Nuestros riñones solo pueden filtrar un poco de sodio en la sangre a la vez.

Pero casi no le echo sal a la comida
Puede que cocines bajo en sal, o incluso que no le agregues nada de sal a la preparación, pero hay alimentos que ya poseen sal. Tal es el caso de los panes, quesos, jamones, enlatados, y especialmente comidas pre empacadas, como la comida congelada, por ejemplo.

Alternativas a la sal


1. Usa condimentos

En lugar de dar sabor a tus platillos usando sal de mesa, intenta reemplazarla con condimentos. Puedes usar hierbas, ajo, pimienta, cúrcuma, entre toda una variedad. Le agregan sabor a la comida y por ser naturales, representan una opción más saludable.

2. Aprovecha el aceite

Puedes agregar grasas naturales como el aceite de oliva o vinagre para dar el gusto deseado a determinados alimentos.

3. Busca otra fuente de carbohidratos


El pan, incluso el integral, es rico en sal. Se usa durante la preparación para que la masa expanda. En lugar de desayunar con pan o tortillas, opte por otra fuente de carbohidratos. La avena entera es una excelente opción.

4. Mezcla con vegetales

Cebolla, ajíes, pimientos, y más, son vegetales frescos que al mezclarlos a la hora de cocinar brindarán sabor a la comida. ¿Resultado? No necesitarás agregar sal.

Riesgos de abusar de la sal


La sal es un acelerador de la presión arterial. Si usted es hipertenso, debe dejar de usar sal ya mismo. Esto nos hará propensos a sufrir problemas cardíacos e infartos, pues la sal que no logremos procesar irá directo a las arterias y poco a poco serán obstruidas.

Además de aumentar la presión, también puede empeorar otras condiciones, como la diabetes u obesidad, inclusive puede ser la causa parcial de padecer algunas de estas enfermedades.

La revolución de la comida rápida nos acostumbró a comer sal en exceso. No sea cómplice y esconda su salero en un lugar donde no lo vuelva a encontrar jamás.