lunes, 8 de abril de 2019

Lo que debes saber sobre el Alzheimer


A todos se nos olvida algo. Olvidamos donde dejamos nuestras llaves, algún evento, reenviar esa cadena del 2012, entre muchas otras cosas. Eso es algo completamente normal, nuestro cerebro las elimina, o más bien, esconde inconscientemente y no por ello representa un problema de salud. Sin embargo, cuando estos sucesos ocurren en mayor intensidad o son muy recurrentes es momento de estar atentos.

El Alzheimer es la enfermedad más conocida de demencia, asociada directamente con la pérdida de memoria. Conocer sobre ella nos ayudará a prevenirla, el cómo lidiar con ella y como tratar a las personas que la padecen.

¿Qué es el Alzheimer?


Es un tipo de demencia, que causa problemas con la memoria y el pensamiento y en general, con todas nuestras habilidades cognitivas, hasta el punto que este afecte nuestro comportamiento. Se presenta de manera sutil y va empeorando gradualmente hasta que interfiere con nuestro estilo de vida.

Es algo que solo afecta a personas mayores ¿no?


No necesariamente. Ciertamente los adultos mayores de 60 años son los más propensos a padecer este tipo de demencia pero no es exclusiva de la vejez. Esta también puede afectar a adultos jóvenes, se conoce como Alzheimer de inicio precoz.

¿Síntomas?


Que olvidemos ciertas cosas no necesariamente es evidencia de tener pérdida de memoria. Pero si sumado a estos lapsus mentales experimentamos confusión y nuestra capacidad de procesar información se ve reducida implica un signo claro que las células de nuestro cerebro están fallando.

El síntoma más temprano es la dificultad de retener información reciente. Cosas que recién aprendimos las podemos olvidar casi de inmediato y es porque las primeras etapas del Alzheimer comienzan en la parte del cerebro asociada con el aprendizaje.

¿Y en etapas avanzadas?


Cuando esta enfermedad se encuentra en etapas avanzadas los síntomas claramente empeoran. Las pérdidas de memoria serán muy recurrentes y sobre asuntos más importantes, ya no solo se trata de olvidar la ubicación de las llaves.

Habrá mucha desorientación con respecto a lugares, fechas y horas. Una persona con alzheimer fácilmente puede olvidar que día es, en qué lugar está y que debe hacer.

Pero sin duda alguna, la peor parte de esta enfermedad, no solo para los pacientes, sino para sus familiares, es cuando olvidan por completo quienes son las personas que que los rodean. Ya no reconocen a sus seres queridos, en etapas muy avanzadas olvidan que tienen hermanos o hijos y les es imposible reconocerlos.

Tratamiento y prevención


A pesar que esta enfermedad es una de las prioridades de estudio de la medicina a nivel mundial, no existe cura demostrable para ella, probablemente tampoco lo habrá debido a que las células cerebrales no se regeneran.

Hay diversos fármacos e incluso remedios naturales que ayudan a controlarla en cierto modo, alentando su avance y de ese modo alargar la calidad de vida de las personas.

El mejor plan de acción es la prevención. Esto se logra inicialmente con una buena (y saludable) alimentación, pues todo nuestro organismo, incluyendo el cerebro, funcionará en función de lo que ingerimos.

Es esencial mantener nuestra mente activa. Realizar ejercicios de memoria o apendizaje, leer, todo tipo de ejercicios mentales ayudaran a mantener nuestras funciones cognitivas. Prueba resolviendo un crucigrama.







domingo, 7 de abril de 2019

No necesitarás usar mapas después de leer esto

Imagen creada con el Cuadro Sinóptico de Paraque-es.com

Siempre hacemos uso de la sal. Esto le da cierto gusto a la comida, sin ella la sentiremos insípida. Sin embargo, abusar de ella conlleva altos riesgos para nuestra salud. Especialmente si sufrimos de hipertensión. Descubre lo que la sal le hace a tu organismo y replantea tu estilo de vida.

La sal en nuestro organismo


La sal no tiene porque ser mala, puede ser incluso nuestra amiga. Nuestro cuerpo necesita sodio para diversas funciones del sistema nervioso. El sodio, en conjunto con el potasio se encargan de mantener el balance de los fluidos del cuerpo. Sin embargo, el organismo necesita solo una porción mínima de ello, el exceso queda sobrando y se aloja de manera negativa.

Según los dietistas y expertos en nutrición, solo necesitamos una cucharada (no tan grande) de sal al día. En casos de personas que sufran de diabetes o hipertensión, lo recomendado es media cucharadita de sal.



Somos capaces de eliminar parte de la sal sobrante a través de la orina, sin embargo no toda. Nuestros riñones solo pueden filtrar un poco de sodio en la sangre a la vez.

Pero casi no le echo sal a la comida
Puede que cocines bajo en sal, o incluso que no le agregues nada de sal a la preparación, pero hay alimentos que ya poseen sal. Tal es el caso de los panes, quesos, jamones, enlatados, y especialmente comidas pre empacadas, como la comida congelada, por ejemplo.

Alternativas a la sal


1. Usa condimentos

En lugar de dar sabor a tus platillos usando sal de mesa, intenta reemplazarla con condimentos. Puedes usar hierbas, ajo, pimienta, cúrcuma, entre toda una variedad. Le agregan sabor a la comida y por ser naturales, representan una opción más saludable.

2. Aprovecha el aceite

Puedes agregar grasas naturales como el aceite de oliva o vinagre para dar el gusto deseado a determinados alimentos.

3. Busca otra fuente de carbohidratos


El pan, incluso el integral, es rico en sal. Se usa durante la preparación para que la masa expanda. En lugar de desayunar con pan o tortillas, opte por otra fuente de carbohidratos. La avena entera es una excelente opción.

4. Mezcla con vegetales

Cebolla, ajíes, pimientos, y más, son vegetales frescos que al mezclarlos a la hora de cocinar brindarán sabor a la comida. ¿Resultado? No necesitarás agregar sal.

Riesgos de abusar de la sal


La sal es un acelerador de la presión arterial. Si usted es hipertenso, debe dejar de usar sal ya mismo. Esto nos hará propensos a sufrir problemas cardíacos e infartos, pues la sal que no logremos procesar irá directo a las arterias y poco a poco serán obstruidas.

Además de aumentar la presión, también puede empeorar otras condiciones, como la diabetes u obesidad, inclusive puede ser la causa parcial de padecer algunas de estas enfermedades.

La revolución de la comida rápida nos acostumbró a comer sal en exceso. No sea cómplice y esconda su salero en un lugar donde no lo vuelva a encontrar jamás.