miércoles, 19 de diciembre de 2018

Cómo dejar de morderse las uñas


Si eres de las personas que acostumbra a morderte las uñas hasta más no poder, ten mucho cuidado, puedes estar padeciendo onicofagia, un desorden emocional o psicológico que puede traer graves consecuencias, más allá del aspecto físico de tus manos.

El nerviosismo, el miedo o la ansiedad son los principales factores desencadenantes de este comportamiento que puede provocar sangrado, dolorosas molestias en las cutículas, infecciones por bacterias, hongos, encarnamiento, lesiones en las encías y dientes, transmisión de gérmenes, inflamaciones, afecciones en el tejido pulmonar y problemas estomacales, especialmente si eres de esos que no sólo se muerde las uñas y los tejidos aledaños, sino que se los traga.

Qué es la onicofagia


La onicofagia también puede entorpecer la acción de tomar un lápiz con las manos, e incluso disminuir el sentido táctil producto del dolor que genera el desprendimiento de la uña. Para muchos es una conducta incontrolable, pero es necesario hacerlo, inclusive con terapias psicológica en aquellos casos en los que el hábito se torne compulsivo.

Si deseas, puedes comenzar el tratamiento en casa siguiendo algunos de estos consejos, pero no olvides que nada sustituye un buen diagnóstico y procedimiento médico.

Recuerda, además, que para obtener buenos resultados es indispensable controlar el estado de ánimo, disminuir el estrés, la angustia y preocupación. Nada será efectivo si no partes de esa premisa. La mayoría de las sugerencias que acá te brindamos te ayudarán a lograrlo, así que toma nota y ponlas en práctica.

Cómo dejar de morderse las uñas


  1. Agregar 2 cucharaditas de valeriana o pasiflora en una taza de agua hirviendo, tapar y cuando esté fría colar y tomar 1 taza diaria. Eso te ayudará a disminuir los nervios.
  2. Masticar un pedacito de raíz de jengibre previamente lavado o un chicle sin azúcar para disminuir la ansiedad.
  3. Comprar una pelota antiestrés u otro objeto similar y apretarlo cuando sientas necesidad de morderte las uñas.
  4. Recubrir las uñas con jugo de limón, ajo u otro sabor desagradable para intentar mantenerlas alejadas de tu boca.
  5. Impregnar una mopa de algodón con aceite de bebé y frota las uñas. Deja que seque y verás que su sabor no te agradará.
  6. Ser constante y perseverante. Es lo único que te permitirá realmente combatir este mal hábito.
  7. Usar guantes de algodón para evitar morderse las uñas.
  8. Recurrir a la meditación, yoga, pilates o cualquier otro ejercicio o terapia de relajación.
  9. Fortalecer el autocontrol. En este sentido puede intentar poner el dedo dentro de la boca sin morder las uñas durante un minuto y luego ir aumentando el tiempo hasta que ya sientas que puedes controlarlo.
  10. Mantener las uñas cortas para que sientas que ya no tienes nada que morder.
  11. Registrar en qué momentos y bajo qué circunstancias tiendes a morderte las uñas, así podrás dar con las causas y trabajar en ellas.
  12. Ingerir productos ricos en serotonina, vitamina B y Omega-3.13. Las mujeres pueden sustituir sus uñas naturales por unas de acrílico o gelatina.
  13. Buscar ayuda psicológica cuando sientas que se escapa de tus manos.